Todos hemos escuchado hablar de ellos alguna vez. Solo los que los han sufrido son conscientes de los inconvenientes que crean. Hablamos de los juanetes, que para nada son una mera cuestión estética de nuestros pies. Para su solución, podemos apostar por la cirugía para juanetes, un procedimiento que suele suscitar una buena cantidad de dudas y preguntas.

En la Clínica Podosalud contamos con una amplia y exitosa trayectoria en este campo. De hecho, este tema ya lo hemos tratado con anterioridad en este mismo blog. No hace mucho que os explicamos por qué salen los juanetes, qué condiciones se tienen que dar para que este problema afecte de manera directa a nuestros pies.

Para poder comprender la cirugía para juanetes, primero tenemos que saber qué son exactamente. Se trata de una deformación ósea que aparece en la articulación que rodea a la base del dedo gordo del pie. Por su culpa, el propio hueso va sufriendo un desplazamiento hacia su parte más externa, propiciando que el dedo también se desplace de una forma anómala hacia dentro.

Los juanetes son una de las afecciones más típicas en los pies. También son muy sencillas de detectar. Eso sí, también son una de las más molestas, por lo que eliminarlos es fundamental para la salud y para la calidad de vida del paciente.

¿Cuándo está recomendada la cirugía para juanetes?

La gran pregunta tiene una respuesta muy sencilla: cuando provocan dolor. Si este inconveniente deriva en mucho dolor para la persona, la mejor alternativa que tenemos es la de apostar por la cirugía para juanetes. De hecho, es el único remedio que tendremos para mejorar la situación y la calidad de vida del paciente. Si el problema no causa dolor y a la persona no le importa el componente estético, es posible que un especialista pueda plantearse si es recomendable o no realizar una intervención en la zona.

La cirugía para juanetes consiste en cortar el hueso y enderezarlo utilizando un fijador, que deberá mantenerse durante unas semanas. Se trata de un procedimiento limpio y que se lleva a cabo mediante anestesia local. Gracias a él, la deformidad se soluciona y se evita un posterior agravamiento.

Si te lo estás preguntando, no es una intervención dolorosa gracias a los métodos de mínima incisión y a la utilización de anestesia local. En lo que se refiere al posoperatorio de una cirugía para juanetes, se puede recuperar la movilidad al cabo de 24 o 48 horas y, dependiendo de la gravedad, la recuperación será más o menos rápida, pero la persona podrá caminar con total normalidad prácticamente de inmediato.