Si eres asiduos al running, esto te interesa. Porque vamos a aprovechar estas líneas para darte unas útiles recomendaciones sobre cómo cuidar los pies de un corredor para que estén en perfecto estado, a salvo de problemas y sin lesiones que puedan dejarnos fuera de juego. ¿Te interesa? Estamos seguros que sí.

No es la primera vez que aprovechamos nuestro blog para acercarnos a los deportistas y a los corredores. No hace mucho, a finales de 2021, ya os explicamos cómo cuidar los pies después de la San Silvestre, una de las carreras más populares y multitudinarias de nuestro país. Pero no hace falta acudir a competiciones para preocuparnos por nuestras extremidades. Correr es una actividad que genera un gran impacto en nuestros pies, tobillos, rodillas, caderas y espalda. Por tanto, hemos de ser cuidadosos para no sufrir lesiones que puedan convertirse en un verdadero inconveniente.

Pequeños consejos para cuidar los pies de un corredor

  1. La pisada

Acudir a realizar un estudio biomecánico de la pisada debería ser obligatorio para todos aquellos corredores que salen diaria o semanalmente a practicar su pasatiempo favorito. Contaremos con profesionales que realizarán una valoración y seguimiento de nuestra forma de pisar, detectando cualquier anomalía que pudiera influir negativamente en nuestro pie o en nuestro rendimiento. Ten presente que un mal gesto puede derivar en fascitis plantar, tendinitis, pies cavos o lesiones.

  1. Una zapatilla adecuada

Hoy en día, son muchísimas las marcas y modelos específicos de running que tenemos a nuestro alcance. Hay que elegir la zapatilla adecuada para nuestra forma de correr, la superficie sobre la que corremos o la distancia que solemos recorrer. Del mismo modo, también debemos tener en cuenta nuestro peso, nuestra talla y anchura de pie o el clima de nuestra ciudad. Como puedes ver, la estética es muy secundaria. Lo primero es cuidar los pies de un corredor de una manera eficiente.

  1. Si compites, espera para estrenar la zapatilla

Un fallo que solemos cometer por las ganas que tenemos de estrenar algo nuevo. Pero en una competición o prueba, nunca debemos estrenar una zapatilla. Antes, deberemos haberla probado en entrenamientos cortos donde observaremos cómo nos sentimos con ella, si nos roza o si nos crea alguna ampolla.

  1. Los calcetines, básicos para cuidar los pies de un corredor

Son los grandes olvidados, pero tan importantes son las zapatillas como los calcetines que usemos. Deben estar fabricados en un material técnico, que transpire y sin costuras que pudieran causarnos rozaduras.

  1. Cuidado con las ampollas

La última de estas recomendaciones para cuidar los pies de un corredor que vamos a darte es que prestes mucha atención a cualquier ampolla que pudieras tener, ya que tiene que ser cuidada para evitar que empeore y tenga consecuencias muy negativas.