Cuidar los pies es muy importante, sobre todo si quieres practicar senderismo y hacer una ruta en las mejores condiciones. Son muchas las personas que dejan el cuidado de los pies a un lado y luego se ven obligados a abandonar su actividad debido a la aparición de ampollas realmente molestas y dolorosas. Por eso, como especialistas en podología y fisioterapia deportiva en Madrid, queremos dar algunos consejos para mantener los pies en las mejores condiciones y prevenir problemas durante la práctica de senderismo.

Apuesta por un calzado adecuado

El primer paso para una buena salud en los pies es elegir un calzado correcto. Si vas a hacer senderismo, entonces debes asegurarte de que los zapatos son adecuados para esta actividad en concreto. Antes de comenzar una ruta, lo mejor es practicar con el calzado para evitar sorpresas más adelante. Actualmente puedes encontrar botas de senderismo que ofrecen las mejores prestaciones para los pies y que ayudan a prevenir la aparición de ampollas.

¿Necesitas unas plantillas a medida?

Para una mayor comodidad con el calzado a la hora de caminar por un sendero, quizás necesites mejorar la amortiguación con plantillas. Estas pueden ayudarte a controlar los puntos de dolor en la suela de los pies. Hoy en día existen plantillas a medida creadas de forma personalizada para tus pies. Lo ideal, es realizar previamente un estudio biomecánico de la pisada para dar con las más adecuadas.

No te olvides de los calcetines

Es muy importante utilizar calcetines en senderismo. Además, también debes estar pendiente de que tus calcetines se encuentran secos, cálidos y limpios cada día. En los descansos que hagas durante la ruta, puedes aprovechar para quitar el calzado y los calcetines, con el fin de que puedan ventilarse y secarse antes de continuar. Hay que tener en cuenta, que la humedad es lo que produce molestias como picazón en los pies, ampollas o grietas dolorosas.

En la Clínica Podosalud recomendamos seguir todos estos consejos si quieres comenzar a hacer senderismo, para mantener una buena salud en los pies y dejar a un lado las molestias habituales de esta práctica cuando se realiza de forma inadecuada.