Poco a poco, y siempre vigilando las limitaciones y las precauciones que tenemos que tomar hoy en día, nos vamos preparando para las vacaciones, el calor, la playa… Tras casi un año y medio de restricciones, parece que se acerca un nuevo horizonte de esperanza. Por eso, nos gustaría aprovechar estas líneas de nuestro blog para ofreceros algunos consejos para realizar los mejores cuidados de los pies durante el verano. ¡Esperamos que os sean de gran utilidad!

Hace algún tiempo, en este mismo espacio, ya os explicamos cómo proteger los pies del frío durante el invierno. En este caso, nos vamos a la estación contraria, al verano. Pasamos del frío al calor. En cualquier caso, dos condiciones extremas que requieren que tomemos cartas en el asunto para evitar situaciones nada deseables o problemas futuros.

Lo primero en lo que tenemos que reflexionar es que el verano es la época del año en la que nuestros pies están más expuestos, ya sea al sol como a toda clase de factores externos. Son muchas las ocasiones en las que el contacto con el suelo es directo. Podemos decir que pasamos de abrigarlos y protegerlos a exponerlos en exceso.

Por todo ello, así como por las actividades o deportes que practicamos en verano, nuestros pies sufren más. Por ello, conocer los principales cuidados de los pies durante el verano nos parece fundamental para protegerlos, evitar infecciones o desarrollar futuras patologías.

 Importantes cuidados de los pies durante el verano

  • Es muy normal sufrir rozaduras durante el verano, ya que dejamos de usar calcetines y nuestra piel entra en contacto con el calzado. Si unos zapatos o sandalias te causan heridas, debes de curarlas antes de seguir usándolo, ya que de no hacerlo solo se agravaría el problema.
  • En caso de padecer ampollas, lo ideal será evacuar el líquido y aplicar yodo para curarlo, pero jamás retirar la piel, ya que funcionará como apósito y protegerá la zona.
  • El uso de chanclas es fundamental durante el verano, sobre todo en las zonas húmedas, como vestuarios, duchas o piscinas.
  • Más cuidados de los pies durante el verano: aplica protección solar a tus pies, incluso en el dorso, para evitar quemaduras. Además, evita caminar por la arena si está excesivamente caliente.
  • Además, cada vez que laves tus pies, afánate en secarlos en profundidad e hidrátalos posteriormente.